FAQ · Exap

Coaching de idiomas para ejecutivos y profesionales · Exap

ES » FAQ

Preguntas de uso frecuente

El coaching se ha convertido en una técnica muy popular a nivel mundial en los últimos años. Todos hemos oído hablar de él, pero es cierto que la mayoría de la gente desconoce cómo funciona. En multitud de ocasiones nos hemos encontrado con personas que confunden a los coaches con asesores, consultores e incluso coaches deportivos. Por ello, nos complace arrojar algo de luz al respecto y responder a las 10 preguntas que nos hacen nuestros clientes con mayor frecuencia:

Ya he oído hablar del coaching en el pasado, pero creo que no tengo muy claro en qué consiste exactamente. ¿De qué se trata?

FAQ

El coaching es un método que ha demostrado ser muy eficaz para la consecución de metas – tanto personales como profesionales – y para el desarrollo de habilidades y destrezas, fomentando el crecimiento personal autodirigido.
 
Consiste en que un coach acompaña a su coachee para que éste pueda exprimir su potencial y desarrollar nuevas virtudes a través de sus propias destrezas y del razonamiento lógico.

¿Entonces un coach da consejos? ¿Es como un asesor o un consultor?

No, un asesor y un consultor se centrarían en dar consejos a raíz de su propia experiencia, que puede ser o no relevante y/o útil para su cliente. Si se equivocan o no tiene suficiente experiencia, el resultado será un desastre. Además, lo que le funciona y lo que motiva a una persona, no tiene por qué funcionar con su cliente, por lo que estamos hablando de un concepto totalmente diferente.
 
El coach no se va a centrar en dar consejos bajo su propio criterio, sino que va a invitar a su coachee a la reflexión mediante el pensamiento socrático, es decir, hará preguntas que inviten a la reflexión, ayudando al coachee a dar con la mejor solución por su propio pie. En otras palabras, el coach ofrecerá herramientas para que el coachee consiga logre sus objetivos por su cuenta, motivándole además para que pase a la acción.

¿Cómo es el proceso del coaching?

En términos generales, podríamos distinguir cuatro fases principales:
 
Primero se evalúan los objetivos, pretendiendo esclarecer qué es lo que se quiere conseguir exactamente a raíz del proceso. Es importante establecer metas específicas, medibles, realistas y fijas en un dado marco temporal.

FAQ

A continuación, se explora la realidad del coachee – tanto a nivel personal como profesional – con el fin de identificar trampolines y obstáculos potenciales que puedan ayudar o interponerse respectivamente en la consecución de los objetivos. Se pretende indagar sobre el contexto actual en el que vive el coachee para que todo el proceso encaje con sus necesidades, limitaciones y fortalezas.
 
El siguiente paso consiste en la identificación de las opciones disponibles mediante brainstorming, donde nos fijamos en el pasado solamente para analizar el camino que se ha seguido hasta ahora, pero no para estancarnos en él, centrándonos en el presente y en el camino que nos llevará al éxito en el futuro cercano. Aquí es importante arrojar cualquier opción, por descabellada que parezca, ya que de ciertos matices puede surgir la solución definitiva. Todas estas ideas se analizan a fondo, para que posteriormente el coachee pueda elegir aquella que mejor se ajuste a sus necesidades. Al final, si alguna estrategia se queda en el tintero, el coach podrá reconducir al coachee para que considere también otras opciones que no se le hayan ocurrido.

Por último, se termina de establecer el camino concreto a seguir para superar las barreras que se interponen en el camino al éxito y se evalúa el compromiso para perseguirlo. Este plan de acción deberá estar enmarcado en un periodo de tiempo determinado para asegurar su efectividad, nunca será indeterminado. Aquí se analiza cuáles son los pasos concretos a seguir y se reevalúa todo el proceso por si se deben hacer modificaciones pertinentes, y se procede a monitorizar todo el proceso de manera continua mientras que se ofrece apoyo y motivación constantes.

¿Entonces el coaching es diferente a la formación tradicional, no?

FAQ

Rotundamente sí, en el caso del coaching estamos hablando de capacitación – aprovechar las destrezas y capacidades de uno mismo para impulsarle hacia la excelencia – mientras que en la formación común hablamos de un profesor que transfiere sus conocimientos de forma activa a la par que el alumno atiende e intenta retener la información de forma pasiva.
 
Nosotros no utilizamos un libro genérico o actividades obsoletas que pretenden generalizar todas las necesidades profesionales en lo que respecta al uso de idiomas. Cada individuo tiene sus necesidades individuales que no pueden ser cubiertas de manera efectiva mediante técnicas generalistas. Por ejemplo, no es lo mismo el vocabulario con el que se tiene que familiarizar alguien que trabaja en Contabilidad que aquel que tiene que emplear un ingeniero o un técnico de Recursos Humanos.
 
El coaching busca potenciar lo mejor del coachee para que consiga superar los obstáculos a través de su propio talento, ofreciéndole herramientas e iluminándole el camino a su paso. Todo lo conseguido mediante sus propios medios le será mucho más satisfactorio, motivante y relevante que si se tratara de una serie de consejos externos no interiorizados. No es lo mismo que te digan lo que deberías hacer a que lo descubes por tus propios medios.

¿No depende mucho el éxito del proceso del coach que te toque?

FAQ

Naturalmente es importante que el coach esté bien formado y capacitado para desempeñar bien su papel, respecto a lo cual nos enorgullece poseer un gran sistema de formación interna que nos asegura que todos nuestros coaches alcanzan y mantienen unos altos niveles de calidad y desempeño. Realmente se involucran en lo que hacen, y nosotros nos encargamos de que actualicen sus conocimientos para poder ofrecer los servicios más punteros del sector.
 
Sin embargo, aquí el papel activo lo toma el coachee, ya que él es el protagonista al tomar las decisiones. El coach le ofrece apoyo y motivación, pero quien define la ruta es siempre el cliente, por lo que es muy importante que se comprometa y quiera tomar acción en el proceso.

Vosotros ofrecéis "language coaching". ¿Cómo aplicáis el coaching a los idiomas?

El entorno empresarial es cada vez más complejo y necesita soluciones del idioma que responden a ello. El coaching da un marco eficaz para preparar, impartir y hacer el seguimiento de los cursos de idiomas con éxito. 

La evaluación del alumno está basada en técnicas avanzadas, ya que no solamente se centra en el nivel puramente lingüístico, sino también en su capacidad, por ejemplo de afrontar ciertas situaciones en el idioma extranjero. Un alumno puede tener un nivel avanzado en gramática y vocabulario, pero no lograr desenvolverse en una reunión. El nivel escrito por lo tanto no refleja la realidad del uso del idioma. 
 
Otros puntos de influencia que hay que tener en cuenta son el entorno laboral y privado, y el carácter de cada persona. No todo el mundo tiene las mismas necesidades, circunstancias o formas de aprender. Un buen coach sabe analizar todos estos factores y medir su impacto en el programa. Solamente a partir de una evaluación exhaustiva y precisa de la realidad del alumno se puede llegar a fijar tanto objetivos realistas y alcanzables, como la estrategia para llegar a ellos. 

Una metodología basada en el coaching es por lo tanto una gran herramienta para asegurar el éxito de nuestros programas y la motivación de nuestros alumnos.

¿Qué materiales utilizáis en vuestras sesiones?

FAQ

Utilizamos todo aquello que pueda ser útil y relevante para las necesidades particulares de cada cliente.
 
Esto comprende textos y vídeos relacionados con el tema que se esté tratando, grabaciones de audio, presentaciones de diapositivas, ejercicios de gramática y vocabulario…
 
Sin embargo, el recurso más poderoso del coach siempre es la conversación, ya que permite al coachee lanzarse al uso del idioma y a llevarlo a su propio terreno, haciendo que el aprendizaje sea mucho más efectivo y eficiente. Es por ello por lo que los role-plays juegan un papel muy importante en nuestra metodología, creando simulaciones situacionales que se ajustan milimétricamente a lo que el coachee realmente necesita en su día a día laboral, en sus presentaciones en el extranjero, en teleconferencias o en lo que sea más relevante para sus objetivos tanto personales como profesionales con el idioma objetivo.

¿Se puede utilizar esta técnica con grupos de varios alumnos a la vez?

Sí, desde luego, y los resultados son claramente superiores a los de la formación tradicional, ya que nuestro método asegura un aprendizaje mucho más optimizado y satisfactorio.
 
Sin embargo, el rendimiento es mejor cuanto más reducido es el grupo, ya que la diferencia de nivel o la heterogeneidad en las tareas que desempeñan los empleados en la empresa puede ralentizar el avance del proceso. Cuantas más diferencias hay que abarcar, más complicada se vuelve la personalización de las sesiones.
 
Para unos resultados óptimos, se recomienda trabajar con grupos reducidos de personas que trabajen en el mismo departamento y que no tengan una gran diferencia en su nivel de dominio del idioma.

Todo esto suena muy bien, pero, ¿cómo sabré si mi programa está dando resultados?

Nosotros creemos que las palabras no tienen ningún valor sin resultados que las avalen. Por ello, todos nuestros servicios incluyen una evaluación a fondo del nivel antes, durante y después del programa. Esto nos permite formalizar los resultados y compararlos para analizar su efectividad a tiempo para reajustar los contenidos y la metodología.
 
Además, tenemos un sistema de monitorización continua a través de informes mensuales, informes de progreso periódicos, y entrevistas con los clientes para asegurar unos niveles de calidad en nuestros servicios muy superiores a la competencia. 

¿No es demasiado tarde empezar como adulto a aprender idiomas?

Nunca es demasiado tarde. Cuando la generación de nuestros padres se fue a Alemania a trabajar, llegaron sin conocimientos del idioma, pero aprendieron y se ganaron la vida allí. Hoy en día hay otra ola de inmigrantes que se van por los mismos motivos. Los estudiantes asisten a semestres en el extranjero, y en las empresas se negocia a nivel global. Lo que hace falta es experimentar la necesidad de hablar otro idioma para maximizar la motivación de aprenderlo.

A cualquier edad es importante ver la necesidad de adquirir una nueva habilidad. Los bebes aprenden hablar para comunicarse con su entorno, y un adulto que tiene que vender el producto de su empresa en el extranjero también. Cambia el entorno y obviamente el nivel de la comunicación, pero no la necesidad de comunicar en sí. Otro punto clave es la persecución de objetivos claros. Sin objetivos no sabemos ni dónde queremos llegar ni cómo hacerlo. El coaching de idiomas, es sin duda, la técnica adecuada en este caso, ya que tiene métodos para definir el punto de partida, fijar objetivos realistas, y establecer las herramientas y vías adecuadas para alcanzar tus metas.

No dudes en ponerte en contacto con nosotros, exploraremos juntos tus necesidades particulares y te explicaremos cómo podemos ayudarte a ti o a tu empresa a romper todas las barreras del idioma, sin ningún tipo de compromiso.